Exploramos

CRÓNICA DE UNA EXPERIENCIA EN FLOR CON BEINTUITIVE®

Sí, mi cuerpo últimamente me pide aventura, ya a sea grande o pequeña no se la niego. Para irse de aventura – cada vez lo siento más claro- no hace falta irse muy lejos, ni planificar un gran viaje, o una escapada para bajarse unos rápidos. Hay rápidos más interesantes, vivos y revitalizantes a la vuelta de la esquina. A la vuelta de mi casa, al lado de la oficina o de camino a mi clase de yoga. Puede ser en un sábado por la tarde, de lluvia primaveral. En Madrid, una calle céntrica y comenzar con estos pasos…
De ahí, esta aventura.

  1. EL JARDÍN POR DESCUBRIR

Un paso más y me encuentro con la puerta de Ohanami. Descubro y me conquista – todo en un mismo impulso-, un espacio delicadamente pensado y construido para florecer. Ya lo anuncian antes de entrar, “Flores y Belleza” dice el cartel, pero lo que no avisa es que serás tú quien va a vivir la transformación de desplegarte y brotar. No las flores, no, más acostumbradas a esta tarea a pesar de que ambas estemos diseñadas para tal función. Todo preparado para que nuestra experiencia humana y personal, se acerque y contagie al de las flores que habitan el espacio. Una experiencia cíclica – la de la naturaleza-, orgánica, fluida y acompañada. En el jardín no te sientes sola.

Me sentí en un lugar extraordinario, donde interior y exterior se alían, se hermanan, donde todo remite a la verdadera naturaleza de la vida y de las cosas. Imperfecta, compleja, diversa y misteriosa. Al fondo una mesa que preside y donde emergen conversaciones de las que te hacen crecer. Unas luces de verbena para celebrar, un balcón para bailar y divisar. Un lugar para enraizar y volar, para perderte y esencialmente encontrarte.

  1. EL ESPEJO, EL PAPAGAYO Y LOS OTROS 

Esta aventura era única pero no era yo, la única que la iba a vivir. Me encontré allí con cinco “jardineros” más, que habían cultivado su intuición y estaban preparados para asistir al florecer de sus semillas. Intuición estratégica, la que lo iba a permitir. Enfocada desde el ser, hacia el tener para dar y ofrecer. ¿No es para esto para lo que habitamos en este jardín que es nuestra vida?

Cinco personas sin miedo a ver. Cada uno se descubre sí mismo y se descubre en el otro, como si fuera la cacatúa de Vanessa, a la que tenía gran respeto desde pequeña porque tenía el don de decir la verdad, cual espejo. Esa verdad que nace del silencio y a veces es difícil mirar. Por un rato fuimos espejo y cacatúa para otros, ellos lo fueron para mí.

  1. RAÍCES

La intuición, nuestra guía de aventura y el destino también.

Una voz que me habla de quien soy, de vivir y bien vivir, que me impulsa a elegir la confianza por encima del miedo. Donde principalmente hay preguntas, buenas preguntas, aceptar no saber y escucha. Muchos han sido los momentos en que he lamentado desconfiar o no confiar más, pero nunca me he arrepentido de haber confiado. Florecer intuitivamente, vivir sin pre-juzgar, soltar y ser más libre. Yo, he pasado de jugar con mi intuición, dejar que me ayudara con mi trabajo creativo, divertirme con sus descubrimientos a vivir con ella y escucharla para tomar mis decisiones y actuar así según lo que ella me muestra. La intuición te hace ver con claridad lo que te sobra y te ayuda a soltarlo. Esa tarde con Beintuitive me quité unos cuantos kilos de encima, una verdadera operación bikini. Mucho más satisfactoria.

  1. EL CUERPO

Tu cuerpo, un espacio privilegiado para escucharla, para escucharse.Volvimos a él con un momento de meditación para después enraizarnos a través del movimiento. Sentir pies en tierra. La respiración, en la que aprecié como si fuera la primera vez, su continuo dar y recibir. Un re-descubrimiento.

El grupo que te sostiene al acompasar tu ritmo propio con el suyo. Proyectar tu voz y vivir la repetición, hasta el agotamiento, pero sintiéndome una india Fidji –nativa- en pleno contacto con la naturaleza.Todo mi cuerpo era intuición y cansancio. Ser y sentir tener talentos. Y en medio del ritmo, algo se me mostró con mucha viveza y claridad. No era la primera vez, pero por algún motivo tenía que seguir aprendiendo de ello. Dar y recibir, exhalar e inhalar… La respiración es. Me sostiene. Lo más importante para mi supervivencia y no tengo nada que hacer, nada sobre lo que intervenir, simplemente se da.

A la vez que das, estás recibiendo. Porque la vida es así, si crees en ella. Si no, la experiencia será muy diferente. Y entonces se volvió todo más fluido, más liviano, más claro y seguro.

  1. CONVERSACIONES ÍNTIMAS CON UNA FLOR

Bajamos al jardín de la entrada. A cada uno, una flor nos eligió. Tenía algo que contarnos, si hubiera sido un cuento se hubiera titulado “De mí, tu secreto”. A través del silencio y la visualización establecimos contacto, la flor, mi intuición y yo. Ella me reveló en forma de imagen, sensación y palabra, su naturaleza.

Anastasia mi flor, es audaz y sabia. Está en plena expansión, todos sus pétalos miran al cielo. Lo acarician y sus raíces siguen en tierra. Es flexible pero firme. Con dirección, incluso con sus giros en el tallo. Bellísima e imperfecta. Sensible y se sabe valiosa. Para ella crecer es como un cosquilleo, puro juego de expresión.

La vi siendo tan ella que entonces le pregunté: ¿Cuál es tu secreto para ser tú? Sin una palabra de por medio, supe que todo eso que era ella, era yo también. Ese era de mí, su secreto. La acción que nace del secreto, es reconocerlo cada día. Cada momento.

Como contaba al principio, la intuición va de preguntar. Y ésta es la pregunta que me he llevado de aquella aventura, abierta y activa. En los días posteriores, muchas respuestas en forma de encuentros, conversaciones, reflexiones y de simplemente observar a mi flor, han ido llegando y afirmándome.

Lo bonito de todo esto fue cuando todos pudimos gritar en grupo, compartir e intercambiar lo que éramos. Nuestra naturaleza. Explosión de floreceres. Creamos una red de valor y confianza única. Una red para ser tú, sin miedo. Donde cada uno puede enfocar su intuición y florecer hasta donde le sea posible. Cada uno entregado a sí mismo y al grupo a la vez.

  1. UN JARDÍN REVELADO

Celebramos creando un nuevo jardín con todas las flores. Cada flor, su secreto y su pregunta. Y el jardín en su conjunto, más que la suma de todas ellas. En el encuentro, nos sentimos llenos, fuertes, con ganas de reír. Pura alegría. Queríamos dar, intercambiar nuestro valor que es vida, acoger y entregar. Recibir y soltar. Celebrar. Con un vino brindamos, festejamos y continuamos con nuestra aventura más allá de aquella tarde. Más allá de aquel jardín, más acá de mí. Imagino a los otros cinco jardineros y sus flores, viendo nuevas flores allí por donde van, polinizando aquello y aquellos que se encuentran. Floreciendo. Preguntándose ¿Qué me falta por crear?

WORKSHOP FLORECIMIENTO INTUITIVO  –FLOWraciones-

Este espacio es una experiencia verdaderamente polinizadora, llevando el polen-intuición al lugar adecuado para que la flor que somos germine y produzca sus semillas. Creada y entregada con mucho amor, cuidado y generosidad por Vanessa Bejarano. Siempre despierta y despertando – a veces con shock- a tu verdadera naturaleza –intuición, empatía, liderazgo y creatividad-

Son muchos los momentos y frases que recuerdo con ella y que han sido verdaderos catalizadores de mi creatividad, de la confianza en mi voz, en mi intuición y que han activado acciones, que han resultado ser importantes en mi biografía profesional y personal.

ARTOGRAFíAS Y VISUAL SENSEMAKING

Todas las personas como seres humanos necesitamos tiempo y reflexión para integrar las experiencias. Después de la crónica relatada he dejado un tiempo para ir digiriendo, recibir nuevas preguntas y algunas respuestas también, seguir sintiendo…
Ha sido un proceso y un tiempo de tomar notas, escribir y sobre todo de utilizar la imagen para para desarrollar una compresión unificada de toda la experiencia.

Ha sido un trabajo activo de visual sensemaking que me ha permitido poner voz a la vivencia y construir un sentido. Integrar, poner orden y aprender. Hacer clara la complejidad y accionable la propia experiencia.

 

 

Anastasia
Stella Calle es una mujer renacentista, fundadora e innovadora creativa en Bepossible

Artwork y Artografías
Stella Calle

Comentarios ( 0 )

    Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Los campos requeridos están marcados. *